Spanish Pundit (II)

noviembre 19, 2005

Las revueltas francesas amenazan con extenderse a España

Filed under: Sin categoría especial — Nora @ 4:14 pm
Ya hice referencia, en anteriores posts, a la situación francesa (1 y 2). Bueno, pues ahora, según información de la Cadena Ser, amenazan con extenderse a España:
Al respecto de la ola de disturbios, la Cadena Ser informa este miércoles de que la policía francesa ha comunicado a la española que tiene indicios de que activistas del movimiento antiglobalización tienen intención de trasladarse a Barcelona con el objetivo de extender los altercados que desde el 27 de octubre se registran en Francia. Estos grupos antisistema vendrían a Barcelona coincidiendo con la cumbre Euromediterránea a finales de mes.
La policía francesa ha interceptado un mensaje a través de teléfono móvil que dice “Traslademos a Barcelona la revuelta iniciada en Francia”. Aquí, la policía autonómica han mostrado su preocupación al respecto y ya ha diseñado un plan especial para el recinto del Fórum, lugar en el que se va a celebrar la cumbre. Además, no descartan pedir apoyo a la Policía Nacional o la Guardia Civil.
La policía teme que los posibles disturbios de grupos incontrolados franceses, españoles y de otros países se realicen por la noche y no se descarta la posibilidad de unageneralizada quema de coches.

Hmm, me pregunto, ¿el señor Presidente Zapatero va a aplicar las medidas que ha aplicado el Gobierno Francés sobre el toque de queda, después de haberle alabado? ¿Será capaz?

En Francia siguen debatiendo sobre la poligamia. Hoy Dominique de Villepin, le Premier Ministre, ha asegurado que “se debe conservar la sangre fría” y se ha felicitado de que “el Estado republicano haya triunfado“. Con independencia de que desde mi punto de vista, tiene más moral que el Alcoyano, lo interesante es que, al diagnosticar como raíz última del problema la “discriminación social”, se está insultando a aquellos otros colectivos de franceses o de extranjeros, que estando más o menos igual de discriminados, no queman coches ni apedrean personas.

Por eso, resulta al menos conmovedor, que afirme que “La inmensa mayoría de los habitantes de esos barrios -refieriéndose a las banlieues- no quieren ser estigmatizadas por su pertenencia a esos barrios. No quieren que su barrio sea señalado por una infamia” y añade la noticia, “en lo que puede parecer como un pequeño pique con su número 2, Nicolas Sarkozy”. Las encuestas van a tener la culpa del pique. Y de su afirmación, simplemente decir que a) mucha gente de estos barrios NO es culpable de lo que en ellos ha pasado (es más, muchos estaban enfadados y con razón por lo sucedido) y b) no creo que buscar una de las posibles fuentes de los “incidentes” en un delito como es la poligamia, pueda considerarse una estigmatización de los habitantes de los barrios, cuando sólo una pequeña parte de ellos -cifrada en 20.000 familias- la practica. La alienación puede venir producida incluso por el sentimiento de ser superiores de ciertos individuos como veíamos en el post Francia y la igualdad ante la ley (2).

Además, como ya reconocieron, los suburbios son una de las zonas que más subsidios han recibido durante los últimos años, lo que en principio, vista de los resultados, no parece haber sido muy efectivo. Sin embargo, Villepin ha vuelto a insistir en que “hay que tenderles la mano y no dejar a nadie al borde del camino”. También se ha referido a que el “estado de urgencia posiblemente sea mantenido hasta el fin de año, fecha propicia para “incivilités“.

(Según el sondeo de Le Parisien, el 68% de los franceses son favorables a que continúe el estado de emergencia durante lso 3 meses que se señalaron desde un principio…).

Eso sí, se ha presentado la nueva Ley Antiterrorista francesa (como consecuencia, entre otros, de los nuevas amenazas y de casos como este, que también es analizado en este sitio), entre cuyas medidas

  1. vigilancia mediante video (los prefectos podrán establecerlos en sitios de alto-riesgo y todas las patrullas nocturnas también las patrullas nocturnas las tendrán a partir de 2.007, como un medio para probar los hechos delictivos),
  2. chequeos de identitidad a los pasajeros
  3. procesamiento automatizado de datos personales,
  4. se incrementa el tiempo para adquirir la nacionalidad francesa de 10 a 15 años.
  5. se hace posible una más firme represión de las alianzas de delincuentes para actividades terroristas, cuando se dedica a preparar crímenes que amenacen a los individuos, a lo que se señala una pena de 20 años de prisión y 30 cuando se refiere a los líderes o a los organizadores.

También se aclara que las normas relativas a los chequeos, a las peticiones a los operadores de telecomunicaciones o a los dirigidos por las fuerzas anti-terroristas y su colaboración con los archivos del Ministerio del Interior no podrán aplicarse de inmediato.

Demasiado tiempo para poner en marcha una serie de medidas que son más urgentes de lo que, en principio puedan parecerle a Laurent Fabius, quien hoy ha dicho que, según Sarkozy, hay que elegir entre “el Karcher o el chárter”, haciendo referencia a que el Misnitro del Interior dijo que iba a disolver los disturbios a base de chorros a presión y que iba a expulsar a los que produjeran esos disturbios.

Con este tipo de opiniones, parece ser cierto que ya no nos quedará ni París. De este último link, destacaría lo siguiente: “Francia, al contrario, ha hecho todo lo que ha podido para enmascarar la verdadera naturaleza de sus problemas: una gran masa de musulmanes inmigrantes no asimilados, entre los que opera un duro corazón de islamofascistas”. Quien siembra, recoge.

En resumen, ¿podrá esta imagen ser verdad?
Y, en caso de que lo sea, ¿cuántos números quedan en esta cuenta atrás infernal hacia la posible privación de unos derechos como la igualdad de las personas, la dignidad de los seres humanos y el respeto hacia las ideas de los demás?

Anuncios

La ONU y su falta de legitimidad para defender el imperio de la Ley

Filed under: Sin categoría especial — Nora @ 3:13 pm
Cuando una organización pretende ser universal, lo más que le debe preocupar es precisamente la firmeza en la defensa de los valores que se entienden unen al género humano, más allá de diferencias ideológicas, nacionales, religiosa, étncias, etc. Sin embargo, la ONU no ha criticado a los países árabes por firmar una declaración distinta de losd erechos humanos basada en la Sharia, cuando eso precisamente convierte a la Declaración UNIVERSAL de los Derechos Humanos, en universal sólo para los países no musulmanes.

Pero ahora descubrimos que no sólo no respetan principios cuya interpretación puede ser más o menos distinta, debido a la procedencia del lector, sino que directamente sus representantes e integrantes infringen los más básicos principios relativos a la dignidad humana. Eric Frattini ha escrito un libro llamado “ONU Historia de la corrupción“, en el que cuenta cosas tan jugosas como éstas:

Los orígenes de la criatura se encuentran, irónicamente, en el prostíbulo neoyorkino Billy Rose’s Diamond Horseshoe, “sexo y alcohol durante toda la noche para los padres fundadores de la ONU”. Por lo visto, los diplomáticos consideraron que necesitaban un poco de relax para rebajar la tensión de las negociaciones. Nada mejor que un lupanar estadounidense donde poder proseguir con el diseño de las Naciones Unidas.
Marcada por este “pecado original”, la prostitución se ha convertido en compañera inseparable de la ONU durante toda su vida. De hecho, su primer secretario general, Trygve Lie, fue descubierto en un prostíbulo de Ginebra por otro funcionario de la ONU durante un viaje oficial.
Mucho más grave fueron los sucesos de las UN call-girls. Estas muchachas eran supuestamente espías de EEUU cuyo cometido era seducir a los diplomáticos: “En el segundo piso del edificio de las Naciones Unidas en Nueva York, con sus grandes ventanales sobre East River, las cortesanas (…) proporcionaban un complemento animado a las reuniones diplomáticas”. De hecho, estas geishas se infiltraron de tal manera en la estructura de las Naciones Unidas que se volvieron incontrolables; todos los diplomáticos, a todas horas, estaban haciendo uso de sus servicios sexuales. Durante las pausas de las reuniones, los embajadores acudían en manada al baño acompañados por estas chicas.
La buena vida de los embajadores continuaba sin demasiadas dificultades, hasta que, un día, una joven de menos de 20 años apareció “brutalmente golpeada, violada, sodomizada y estrangulada” en una delegación de un país árabe. Por lo visto, después de drogarla, los diplomáticos, haciendo uso de su inmunidad diplomática, se dedicaron a violarla, hasta que, finalmente, falleció. El entonces secretario general, U Thant, se negó a denunciar los hechos, entre otras cosas porque el país árabe en cuestión estaba a punto de entregar una cuantiosa donación de petrodólares a la ONU.
La burocracia también se convirtió en un instrumento de acoso sexual interno: “Una de cada cuatro mujeres trabajadoras de las Naciones Unidas dijo haber sido acosada sexualmente, mediante proposiciones para realizar favores sexuales a cambio de una promoción u otros beneficios en el trabajo”. El caso más famoso, por su repercusión mediática, fue el de Catherine Claxton, que se vio acosada por un alto cargo, protegido y amigo del poderoso Butros-Gali.
El acoso sexual era frecuentísimo, incluso entre hombres. El asistente para Asuntos de Protocolo de Pérez de Cuéllar, un diplomático egipcio llamado Aly Teymour, se vio envuelto en un caso de acoso sexual a un joven funcionario que terminó con la rescisión del contrato del acosado.
Pero, sin duda, los casos más graves de prostitución han sido los protagonizados por los “cascos azules”, ese proyecto de ejército mundial que tiene que velar por la paz universal. Allí donde han sido enviados en “misión humanitaria”, las redes de prostitución se han multiplicado. En Mozambique se produjeron violaciones de niños y niñas de hasta ocho años de edad. En Liberia, varias niñas que se negaron a prostituirse fueron degolladas. En Kosovo hubo cascos azules que contribuyeron a expandir el tráfico de mujeres y niñas. En el Congo se practicaba la violación sistemática de las mujeres de las tribus, que, al haber sido “mancilladas”, estaban condenadas a quedarse sin marido. Las prácticas eran tan habituales que, bajo el secretariado general de Kofi Annan, uno de los primeros aprovisionamientos que recibían los cascos azules al desembarcar en un país era una caja de preservativos.
Dos crímenes me parecen especialmente repugnantes. El primero tuvo lugar en Bosnia-Herzegovina y afectó a cascos azules canadienses: “En julio de 1996, el ejército canadiense reconocía que había pruebas suficientes que demostraban que hasta treinta y dos casos azules de Canadá habrían golpeado, torturado y violado a pacientes y enfermeras de un hospital psiquiátrico de Bosnia”. Hay que tener presente que las barbaries de los cascos azules han sido perpetradas por soldados de todas las nacionalidades; no se trata de gente especialmente incivilizada, sino de una estructura política y estatalista que lleva el mal inserto en su constitución.
El segundo caso acaeció en Angola: varios casos azules violaron a una niña de once años que había perdido la pierna izquierda al ser alcanzada por una mina antipersona. En otras palabras, la cría, ingresada en el hospital, ni siquiera tuvo la opción de salir corriendo.
Los crímenes de los casos azules y de sus altos mandos van mucho más allá. En Somalia, las dos actividades preferidas de los casos azules eran “el disparo turco” y “el submarino”. El primero consistía en disparar desde lejos a un grupo de somalíes para ver cuántos caían muertos; el segundo, en lanzar al río Juba a niños que no sabían nadar para ver cuántos eran rescatados por sus familias antes de que se ahogaran. Los salvajismos pacificadores fueron más allá: Frattini nos ofrece imágenes de cascos azules quemando en una fogata a un niño somalí, u obligando a otro a beberse sus vómitos.
Corruptos existen en todas partes; por ello, la cuestión que debemos plantearnos es por qué la ONU no ha hecho nada para arrancar de raíz estos males. La política frecuente de la organización ha pasado por ocultar los datos, no investigarlos o, como mucho, lanzar una reprimenda a los soldados. Pocos expedientes –y no por iniciativa de la ONU, sino de las autoridades nacionales– se han llegado a abrir.
Kofi Annan.Conocida es, así mismo, la responsabilidad de Kofi Annan en el genocidio ruandés. Mientras que el general Romeo Dallaire, un casco azul honrado, insistía en la necesidad de eliminar los depósitos de armas de los hutus, tras haber interceptado información relativa a sus intenciones asesinas, Annan se limitó a ordenarle que “no debía llevar a cabo ninguna de las acciones que él proponía”, pues el cometido de la ONU no era el de tomar parte por ninguna de las partes en conflicto. El resultado fueron 800.000 tutsis y hutus moderados asesinados, torturados y masacrados.
Ahora bien, tampoco pensemos que todos los casos azules destinados en Ruanda eran hermanitas de la caridad. Algún alto mando como el general Dallaire tenían la intención de detener el genocidio, pero otros se dedicaron a divertirse. Veamos qué escribe Frattini acerca de la tragedia del magistrado Joseph Kovaruganda, un hutu moderado opuesto al conflicto: “Mientras los hutus mutilaban al juez y violaban a su esposa y a sus dos hijas, de once y nueve años, los casos azules de Ghana reían y bebían con los verdugos fuera de la casa”.
También desvela en el libro la conspiración dirigida por gente del Alta Comisaría de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Kenia para “matar al embajador de Estados Unidos” así como que la Onu también permitió la masacre de Srebrenica.

Sobre Srebrenica, donde 8.000 musulmanes fueron asesinados en 1995 por las tropas serbobosnias de Ratko Mladic, aparece “un documento enviado por los cascos azules franceses al Gobierno de París, dando cuenta de un acuerdo alcanzado con Mladic por el cual el alto mando dejaba el espacio abierto a los serbios: no ordenaría bombardeos sobre las fuerzas serbobosnias y éstas no secuestrarían soldados franceses”.

El propio Kofi Annan, con cara de indignación, apareció ante los medios de comunicación asegurando que una investigación independiente de la propia ONU revelaría las tramas ocultas del PPA. Liderada por Paul Volcker, de 76 años y ex presidente de la Reserva Federal, el informe sacó a la luz algo que nadie esperaba: la implicación de Kojo Annan y Kobina Annan, hijo y hermano respectivamente del Secretario General, en la red de corrupción tejida por el líder iraquí.

(…) En el mes de noviembre de 2004, el Subcomité de Investigaciones del Senado norteamericano, acusó a Kofi Annan de intentar bloquear las investigaciones llevadas a cabo dentro del PPA. Al parecer, el Secretario General de la ONU había impedido a los investigadores el acceso a 55 documentos de auditorías internas e impidió que funcionarios de las Naciones Unidas fuesen interrogados por los miembros del Subcomité. Estaba claro que Annan tenía algo que esconder.

«Me siento muy decepcionado por la conducta de mi hijo» declaró Kofi Annan cuando los medios de comunicación comenzaron a rastrear el papel de su retoño. Kojo, de 32 años, trabajó entre 1995 y 1998 como consultor para Cotecna Inspections, una empresa suiza contratada para inspeccionar los contratos del programa. Aunque Kojo dejó de trabajar el mismo mes en que la empresa fue agraciada con el contrato de la ONU, sí pertenecía a ella durante la fase de adjudicación.

(….) Desde un principio la maquinaria onusiana de relaciones públicas se defendió alegando que no existía ninguna relación entre el joven Annan con Cotecna. También negó que eso pudiera haber influido en la elección de la empresa suiza como inspectora del programa.Como se demostró posteriormente, la cifra total cobrada por el hijo de Kofi Annan de Cotecna ascendía, entre salarios y dietas, a 310.000 dólares. El joven Annan quedaba así sujeto a una citación ante un Gran Jurado de Manhattan para clarificar su conexión con la empresa. El 30 de noviembre el propio Kofi Annan confesaba sentirse «decepcionado y sorprendido» por las revelaciones.

(…) Meses después, el escándalo del PPA volvía a tocar a otro familiar del Secretario General: su propio hermano Kobina Annan. Segundo de cinco hermanos -Kofi es el tercero- y actual embajador de Ghana en Marruecos, Kobina podría haber sido el intermediario entre Sadam Hussein y alguno de los tres empresarios marroquíes beneficiados por la red de sobornos del PPA, Abdullah Al-Silawi (7.2 millones de barriles), Nadhil Al-Hashimi (5.7 millones de barriles) o Mohamed Al-Basri (4.5 millones de barriles).

(…) Pero no sólo familiares de Kofi Annan se han visto salpicados por el escándalo de corrupción alrededor del programa Petróleo por Alimentos. De momento, hasta cinco altos funcionarios de la ONU, todos ellos con relaciones muy estrechas con el Secretario General y con el PPA están formalmente acusados de conspiración, fraude y lavado de dinero del programa de la ONU en Irak.

El primero sería el propio director del PPA, el chipriota Benon Sevan, amigo de Annan desde hace más de 40 años. Según los investigadores, Sevan, recibió como soborno, en nombre de la compañía suiza AMEP, siete millones de barriles de petróleo entre 1998 y 2001, con los que comerciaba a cambio de ayudar a Sadam Hussein a recaudar fondos para reconstruir su infraestructura petrolífera. «El comportamiento de Sevan era éticamente inapropiado y dinamitó seriamente la integridad de Naciones Unidas» explicó el propio Volcker. Al parecer Sevan vendió estas partidas de crudo a través de la American/African Middle East Petroleum, una compañía de Panamá dirigida por Kajry Abdelnur y Fred Nadler, dos primos del ex Secretario General, el egipcio Butros Butros-Ghali.

(…) El segundo alto funcionario de la ONU acusado es el ruso Alexander Yakovlev, responsable de revisar las ofertas que competían por los suculentos contratos del programa. Esta trama comienza en Liechtenstein en donde está radicada la compañía IHC Services, una firma que daba asesoramiento a la ONU para la adquisición de bienes y servicios. Según parece, la IHC ganó en dos años y gracias al PPA, 12 millones de dólares.

Tras la firma de uno de estos contratos entre IHC y Yakovlev, por valor de 1,2 millones de dólares para el suministro de generadores para la misión de la ONU en Irak, Dimitri Yakovlev, el hijo de 23 años del funcionario ruso fue contratado por la IHC. En comisiones ilegales y sobornos se calcula que Yakovlev pudo conseguir cerca de un 1.300.000 dólares a través de una compañía, la Moxyco Ltd., montada por él en un paraíso fiscal y en donde recibía los sobornos de los contratistas de la ONU. Tras presentar su dimisión, el funcionario ruso fue detenido por la policía de Nueva York acusado de conspiración, fraude y lavado de dinero, y se enfrenta a una condena cercana a los 60 años de prisión.

Y ahora, después de leer esto, sepa que si usted es español, el 8% del presupuesto de la ONU, sale de su bolsillo. Piense en ello cada vez que pague sus impuestos y, sobre todo, sea sincero consigo mismo. ¿Qué destino debería tener la ONU? ¿Cuál debería ser su función? Y sobre todo: ¿dónde debería juzgarse a estos criminales? ¿Cómo debería hacerse? ¿Le extraña igual la postura de EEUU de oposición frontal a la ONU?

Al final siempre se llega al mismo punto: ¿quién guarda al guardián? Ejem, ejem….

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.