Spanish Pundit (II)

julio 6, 2007

El clérigo islámico que se disfrazó de mujer para huir del cerco policial

Filed under: Islamismo,libertad religiosa,Paquistán — Nora @ 11:30 am

art.mosquePasó en Paquistán, donde la policía está asediando la Mezquita Roja. Durante meses, la oposición había pedido a Musharraf que interviniera contra los “estudiantes“, tanto mujeres como hombres, que se habían atrincherado en la mezquita pidiendo que se cerraran todos los establecimientos “de pecado” (los videoclubs, por ejemplo) que hubiera por la ciudad.

capt.isl10107050644.pakistan_radical_mosque_isl101Durante todo ese tiempo, el clérigo radical Maulana Abdul Aziz (izquierda) había amenazado con atentados suicidas si se asediaba la mezquita. También quería que se impusiera la ley islámica en toda la ciudad.

Musharraf seguía dudando si debía o no cercar la mezquita.

Pero la policía acusó al clérigo jefe Maulana Mohammad Abdul Aziz y a su segundo Abdul Rashid Ghazi de asesinato y terrorismo, daños a propiedad estatal e interferencia en cuestiones estatales. Así que les dio a los estudiantes un plazo para rendirse y, al ver la respuesta -muchos salieron desde primeras horas- decidió que esperarían a que salieran todos.

Redmosque372

Eso no impidió que muriesen alrededor de unas 10 personas fuera de la mezquita y otras 94 estaban heridas después de dos días de enfrentamientos.


Estudiantes religiosos islámicos cantan eslóganes en Mansehra el 3 de julio de 2007 protestando contra los enfrentamientos en la mezquita roja de Islamabad.


Estudiantes religiosas islámicas escapan del tiroteo. Durante meses han desafiado a las autoridades en la capital de la nación. (BBC)

Pero lo bueno llega en la noche del 4 al 5 de julio. Un grupo de mujeres con burqa salen de la mezquita para rendirse. Entre las mujeres, todas con burqas negros que las tapan enteras, una mujer policía nota que una de ellas es especialmente alta y gorda y le extraña su complexión. Así que decide cachearla.

Cuando descubre la verdad, grita “Esto no es una mujer”, mientras los policías masculinos se tiran encima suyo para arrestarle. Era Maulana Abdul Aziz, el “leading cleric“, o sea, el clérigo jefe de la mezquita.

Después de todas las cosas que ha dicho y todos los juramentos que ha hecho hacer a sus estudiantes sobre abrazar el martirio con él, miren a este hombre, ha querido escaparse vestido de mujer,” ha declarado Azeem (ViceMinistro de Información) a AFP.

Pero si interesante ha sido su huída, aún más las declaraciones después de su captura. Ha negado tener vínculos con Al-Qaeda, aunque “su mezquita tenía una relación de afecto y amor con todas las organizaciones jihadistas“. También ha dicho que ellos siempre han estado preparados para el diálogo. Si no fuera tan trágico y peligroso, sería digno de comedia.

Mientras las autoridades siguen preocupadas porque no saben si van a usar a los niños y mujeres que aún quedan dentro de escudos humanos. Una de las estudiantes que salieron de la mezquita declaró ayer que “ellos sólo quieren el martirio“. Pero viendo al “leading cleric“, quien desde luego no quiere el martirio, habría que preguntarse si los que están dentro todavía lo quieren.

Noticias relacionadas: Los abogados están investigando las alegaciones de un joven de 30 años que fue torturado y violado por 30 hombres por no querer convertirse al Islam en Paquistán. La policía mientras se niega a siquiera admitir la cinta de vídeo que grabó el ataque porque “hay una persona de importancia que es su principal atacante que no quiere que se abra una investigación”. El hombre está seriamente herido y no puede moverse.

Anuncios

El Islam en Australia y Reino Unido: entre los Jihadis y la obsesión por las "mujeres desvergonzadas"

De NUEVO DIGITAL:

Australia se alarma a sí misma. Oficialmente. Quizás sea la primera vez que un estudio encargado por un estado haya puesto cifras a lo que bulle en las tripas del Caballo de Troya del islamismo en un país occidental. Tan sólo en Sydney -donde ya se han producido graves y violentos enfrentamientos entre la comunidad blanca-anglo y la musulmana-, alrededor de 3.000 jóvenes se encuentran ideológicamente dispuestos a pasar a la militancia directa de la yihad. Es decir, al terrorismo. Incluso los periódicos más ‘mainstream’ publicaban ayer editoriales en los que reconocían, ya sin los habituales circunloquios políticamente correctos, que los islamistas mundiales “no trabajan juntos, pero comparten un mismo ideal: destruir a Occidente e imponer un gobierno islamista mundial”, como decía The Australian. Mientras, en el Reino Unido se intentaba diseñar un imposible e inútil organigrama en la desbocada extensión del islamismo infiltrado en Occidente. Faltaban horas para que la agencia oficial de Yemen informara sobre el nuevo golpe de los seguidores de un Alá cada vez más impaciente.

Sydney es un polvorín islamista. Dicho en pocas palabras. En las más técnicamente expresivas del estudio encargado por el gobierno federal australiano sobre el islam en el país, tan sólo en la ciudad australiana ya hay unos 3.000 jóvenes musulmanes en “células durmientes ideológicas” dispuestos a pasar al siguiente estadio: el de la “militancia”, es decir, el del terrorismo. A diferencia de lo que sucede con cualquier otro grupo étnico o religioso, y dados los gravísimos problemas de convivencia producidos entre la población australiana y la relativamente recién llegada inmigración musulmana, el ejecutivo presidido por John Howard –que ha hablado muchas veces demasiado claro para los acobardadados cánones occidentales– se vio obligado a establecer un consejo asesor islámico. A él han pertenecido expertos islámicos moderados -como Ameer Ali, quien, como informaba NUEVO DIGITAL hace unos meses, calificaba de “medieval” la histeria musulmana en reacción al discurso del Papa en Ratisbona– y también Mustapha Kara-Ali, quien ha dirigido precisamente el informe que se conocía ayer lunes sobre la bullente yihad australiana, dispuesta para la acción.

¿Cuántos de estos habrá en España?

hilali1El clérigo Al-Hilali ha tenido mucho que ver en esta radicalización. Entre otras barbarides:

  1. justificó las violaciones de jóvenes blancas por bandas de libaneses musulmanes puesto que, al no ir cubiertas, eran como “carne” dejada sin protección al alcance de los animales.
  2. al-Hilali reclamó Australia para los musulmanes puesto que ellos “llegaron con su propio billete de avión” mientras los ‘anglos” descienden de “convictos encadenados”.
  3. Satan ve a las mujeres como sus soldados a medias. Tú eres mi mensajero en la necesidad, dice Satán a las mujeres, tú eres mi arma para conquistar al hombre cabezota. Pero tú eres la mejor de mis armas.”  smile_whatchutalkingabout

En el último link, teneis un vídeo en el que dos chicos se burlan del sheik y éste responde simplemente “tú eres un racista“. 😆

Este es el vídeo:

Para más información podeis leer este enlace a Velvet Hammer (está en inglés). Especialmente lo relativo a la defensa que de este elemento hizo su propia hija.

En este otro vídeo dice:

“Sus valores están al reavés. No hay democracia, no hay libertad. Son los peores mentirosos y gente injusta”.

“Australia no es más una nación anglosajona. Los musulmanes llegamos antes”.

“Islam está bien enraizado en suelo australiano. Islam estaba aquí antes que la flota inglesa”.

“Los ingleses y anglosajones llegaron a Australia como convictos con esposas. Nosotros lo pagamos de nuestro bolsillo y llegamos allí como gente libre”.

Los musulmanes le defienden porque, como la entrevista fue hecha para la TV egipcia, “aunque algunas personas puedan sentirse ofendidas, está hablando para personas que tienen una diferente cultura“.

Cuando se le pregunta sobre si pediría perdón por sus palabras diciendo que las mujeres no cubiertas somos como carne, dice que “bueno, sus palabras fueron sacadas de contexto y/o mal traducidas“.

Pero después en la entrevista en la TV egipcia dice que las violaciones no existieron:

“quedaron en un parque público a las 2 o 3 de la mañana, y todo fue consentido”.

Así que la conclusión del reportaje es:

si no respeta a nuestro país, si no respeta nuestros valores, ni las decisiones ni nuestros tribunales, ni a nuestras mujeres, ¿por qué sigue en Australia y por qué sigue siendo el clérigo jefe de Australia?

Si los musulmanes piensan que este hombre es realmente quien los representa en Australia y que es sólo una víctima, deberemos plantearnos cuál es el papel del Islam en Australia.

Esta misma obsesión por las mujeres tenían también los terroristas del Reino Unido:

Tan sólo el Reino Unido, en el denominado Verano de la Violencia, que enfrentó en 2001 a “asiáticos” -principalmente, pakistaníes- con nativos locales, había vivido un estallido de hostilidad interétnica como el registrado posteriormente en Australia, primero como consecuencia de las violaciones de bandas de libaneses musulmanes sobre blancas australianas y, después, en los disturbios de finales de 2005, cuando nuevamente la presión de grupos de jóvenes islámicos sobre las “indecentes” mujeres de las playas para que se cubrieran volvieron a desencadenar la violencia entre los dos grupos en lo que sólo ocultaba una creciente y cada vez más violenta incapacidad de convivencia entre los que estaban y algunos de los que llegaron. Ahora, con los atentados fallidos de Londres frente a clubes nocturnos, y con el estudio presente sobre la tremenda radicalización y odio mostrado por una parte significativa de la población inmigrante musulmana -la más joven, en su mayor parte, ya nacida en el país-, los medios comienzan a destacar las similitudes entre la ofensiva ideológica que, sin conexión aparente directa, unen las tensiones en Australia y en el Reino Unido.

El cáncer de las células encubiertas

Los editoriales destacan cómo en Londres, los coches bomba se dirigían a castigar a las “ladies night”, a las impuras mujeres occidentales que “bailan, beben y disfrutan su propia vida”, pero vistas, como también se destacaba en el Reino Unido, como auténticas “zorras” a las que había que castigar allí donde mostraban su desvergüenza, tal y como adelantábamos en este mismo medio, en el intento de describir qué se oculta, en realidad, tras unos atentados que sólo tratan de imponer -simbólicamente, vía metralla- una ley islámica sobre fulanas e infieles que se divierten. En este sentido, Kara-Ali afirmaba, en declaraciones realizadas tras presentar un estudio horas después de conocerse los atentados frustrados en el Reino Unido, que “lo que está sucediendo en Gran Bretaña es un recordatorio para todos nosotros de que, a pesar de toda la cháchara de algunos sobre que la amenaza del terrorismo es exagerada en nuestra sociedad, no lo es, y debemos permanecer vigilantes”.

Por cierto, que la policía ha descubierto ya el lugar donde hicieron las bombas. Era una casa de Glasgow, donde los terroristas dormían en la parte superior y hacían las bombas en la parte inferior.

Blog de WordPress.com.